Ciclo vital de las suculentas

Como la mayoría de las plantas, las suculentas no se desarrollan de igual manera durante todo el año. Conocer el patrón de crecimiento al que se ajusta cada planta es básico para cuidarlas bien.


Las plantas suculentas son fáciles de mantener, resistentes a la sequía y muy bonitas. Son una gran opción para jardines de bajo riego y para amantes de las plantas que no disponen de mucho tiempo para sus cuidados. Cada vez está más extendida la afición a estas plantas y sin embargo, hay bastante confusión sobre sus época de crecimiento y latencia, y esta es la causa de muchos fracasos.

Periodo de reposo en las plantas suculentas

El ciclo vital de las plantas crasas varía en función de la temperatura. Tienen periodos en los que no crecen nada (latencia) o crecen más (crecimiento activo). Su ciclo de vida se suele asociar con las estaciones: verano o invierno. Pero esto es una gran generalización que puede llevar a confusión.

La actividad vital de cada planta y las necesidades de cuidado dependen del clima donde se cultiva. La misma suculenta cultivada en Galicia va ​​a necesitar diferentes cuidados que si se cultiva en Valencia.

Tu planta, si la observas bien, te dirá cuándo está creciendo. Esa es la primera cosa que deberías aprender a reconocer y esto es, en esencia, es el arte de la jardinería

La idea general de que las suculentas crecen en verano y descansan en invierno, es una norma demasiado rígida. La mayoría de expertos coinciden en afirmar que las suculentas son plantas oportunistas: crecen y florecen cuando las condiciones son favorables y reposan cuando no lo son. 

Necesidades de temperatura de las plantas suculentas

El rango de temperaturas que las suculentas pueden tolerar es bastante amplio, pero no todas las especies pueden soportar las mismas temperaturas. Hay suculentas rústicas que soportan muy bien el frío, como las sempervivum, y suculentas más delicadas que no lo toleran en absoluto, como las echeverias.

La sempervivum tolera las heladas pero no le gusta nada el calor. Sin embargo, a la echeveria no le importa el calor, pero no puede soportar las temperaturas bajas.

Curiosamente, tanto echeverias como sempervivums prosperan durante la primavera y el otoño, cuando las temperaturas son templadas. Esto es algo común en todas las especies de suculentas, a todas les gustan los periodos de temperaturas suaves. 

Encontraremos excepciones, por supuesto, pero la mayoría de las suculentas tienen su periodo de crecimiento activo con temperaturas suaves.

El calor extremo y el frío extremo harán que la mayoría de las suculentas entren letargo, activan su modo de supervivencia hasta que vuelvan temperaturas más tolerables. Durante este periodo no necesitan más que lo necesario para sobrevivir.

Las plantas suculentas necesitan agua casi todo el año

Lo importante de conocer el periodo de crecimiento activo de una suculenta es saber cuando necesita más o menos riego. Cuando una suculenta está en reposo, está tratando de sobrevivir, no de crecer. Esto significa que no absorverá agua.

Sin embargo, una suculenta que nunca entra en modo de reposo, sigue creciendo y consumiendo agua. Este es el caso de las suculentas cultivadas en interiores, se riegan igual durante todo el año.

La clave para mantener las suculentas felices es regar solo cuando el suelo está seco y prestar atención a las hojas. Las plantas te dirán lo que necesitan, sólo tienes que entenderlas.

Latencia de verano y latencia de invierno

Como norma general, las suculentas que entran en latencia durante los períodos fríos necesitarán poco o nada de agua en esa época, pero depende del frío que haga. La planta no se desenchufa y pasa a "modo off" de manera inmediata, va ralentizando su actividad a medida que la temperatura desciende. Cuando el termómetro marca 5ºC está poco activa, pero más que a 0ºC. Conforme bajen las temperaturas iremos reduciendo el riego y con heladas lo suprimiremos.

La latencia de una suculenta debida al calor es otra historia. El calor extremo provoca que entren en "modo supervivencia". No utilizarán el agua para crecer, pero la necesitan para que sus raíces permanezcan frescas y se desarrollen en profundidad, ayudándoles a soportar mejor el calor. Regar durante los períodos extremadamente calurosos del año sirve para regular su temperatura y evitar que se desprendan de hojas innecesariamente.

Los aeoniums son un ejemplo muy claro de esto. Si en verano pasan mucho calor, el estrés hídrico provoca que se desprenden de las hojas más viejas. Si las regamos y refrescamos sus raíces, la planta está más satisfecha y evitamos la caída de las hojas.

Aeonium

Suculentas de temperaturas suaves / suculentas de temperaturas cálidas

Para ayudarte a cuidar tus suculentas, vamos a clasificarlas en dos grupos según su periodo de máximo crecimiento. La intención es agruparlas en dos grupos que nos indiquen lo que anima a estas suculentas a crecer.

Después de la descripción de cada categoría, encontrarás una tabla con los géneros que se incluyen en cada una.

Suculentas de temperaturas templadas

Estas suculentas prefieren temperaturas suaves para crecer. Crecen sobre todo durante los dos periodos de clima templado:  primavera (de marzo a mayo) y otoño (de septiembre a noviembre).

Durante el verano, de junio a agosto, se centran en sobrevivir. No absorben agua y es muy frecuente que las hojas se sequen más de lo normal. Suministrarles un poco de agua durante estos meses les servirá para mantener las raíces frescas, evitando golpes de calor y quemaduras solares.

Durante el invierno (de diciembre a febrero), también pueden crecer, pero su crecimiento será cada vez menor, hasta que las temperaturas bajen de 5ºC. Si el termómetro sigue bajando, las suculentas que toleran heladas entrarán en latencia completa. Las hojas pueden volverse débiles y delgadas, es absolutamente normal, y con un poco de agua a principios de primavera recuperarán su vigor. 

Suculentas de temperaturas cálidas

Estas suculentas prefieren temperaturas más altas que las anteriores y su crecimiento se aprecia cuando las temperaturas son más elevadas, durante los meses de mayo a septiembre.

Durante el verano también crecen, aunque haga calor. No tienen latencia de verano. Quizás alguna semana entre julio y agosto si se alcanzan temperaturas muy tórridas, pero un periodo muy breve. Hay que asegurarles el agua durante todo el verano, no solo por refrescarlas, la necesitan porque están creciendo.

El resto del año crecen muy poco y necesitan agua con menos frecuencia. Cuando el termómetro marca entorno a 5ºC ya no necesitan casi riego.

Suculentas en función de la época de crecimiento

Ahora que sabemos a qué criterios responde el ciclo vital de las suculentas, podemos englobar cada género en el grupo al que corresponda. La lista que os dejo a continuación recoge algunos de los géneros más comunes (los pocos que yo conozco) y al ser una generalización, algunas especies dentro de un género podrían suponer una excepción.

Suculentas de temperaturas frescas:
Áloe, Cotiledón, Crassula, Gasteria, Graptopetalum, Haworthia, Kalanchoe, Lithops, Pachyphytum, Pachyveria, Peperomia, Portulacaria, Sansevieria, Sedum, Sempervivum, Senecio

Suculentas de temperaturas cálidas:
Agave, Ceropegia, Echeveria, Echinocactus, Euphorbia, Mammillaria, Opuntia, Tillandsia

Un par de ejemplos:

Sempervivum

Sempervivum

Sempervivum son unas de las pocas plantas suculentas que resisten heladas de algunos grados bajo cero. Este género florecen y se multiplica en primavera produciendo muchas rosetas a su alrededor. Durante las semanas cálidas de primavera se hacen grandes, con hojas gruesas y firmes. Cuando la temperatura supera los 30ºC las hojas se hacen más delgadas y la roseta se cierra. Parece que la planta encoja, pero no es problemático, solo que no les gusta el calor y reposa. Cuando llega el otoño vuelven a abrirse y recuperan su porte habitual. También mostrarán ciertos matices rojizos en las hojas. Es justo antes de hibernar cuando están más bonitas.

Si durante el invierno hay algo de humedad, no necesitarán nada de agua. Si pasan semanas, no cae una gota y no hay pronóstico de heladas, conviene darles un riego ligero. Cuando llegue la siguiente temporada y las temperaturas comiencen a subir reiniciaremos los riegos poco a poco.


Agave attenuata

Agave

En la lista de suculentas de temperaturas cálidas tenemos, por ejemplo, los ágaves. A los ágaves les encanta el calor y aunque pueden crecer ligeramente con temperaturas templadas, se desarrollan mejor cuando las temperaturas son altas. Se pasan todo el verano activos, solo entran en "modo supervivencia" si se alcanzan temperaturas por encima de los 37ºC. Durante el invierno permanecen latentes.

Saber observar para saber cuidar

Al igual que los científicos utilizan el método de observación para comprobar sus hipótesis, el jardinero lo emplea para cuidar las plantas. Observando las suculentas es fácil saber cuándo crecen, qué necesitan y cuándo lo necesitan.

Hay pautas y reglas para todo: riego, trasplante, abonado, etc. Tienen su utilidad, pero también es necesario familiarizarse con las plantas que cada uno tiene en casa.

Si observas que la planta está creciendo, floreciendo o echando hijuelos, debes vigilar el riego y procurar que no falte el agua que la planta necesita. Si el crecimiento se ralentiza, reduce la frecuencia de riego. Para no excederte observa las hojas: si están firmes y sanas espera un poco más. Con las suculentas siempre es mejor quedarse corto que pasarse.

Si las hojas están lacias y arrugadas, riega un poco más. Si tienen un aspecto traslúcido, amarillento e hinchado, te estás pasando con el agua. Deja de regar hasta que la planta tenga un aspecto más normal y retoma los riegos con menor frecuencia.

Suculentas en la rocalla

Quizás te parezca que las plantas suculentas son plantas caprichosas, pero no es así en absoluto. Sí que son oportunistas, crecen cuando las condiciones les son favorables y se las cuida bien. Por todo lo que he contado en este artículo puede que parezca difícil, pero no es en absoluto complicado.

Lo mejor: cuando aprendes a cuidar una, ya eres capaz de cuidarlas todas. Y mejor todavía: cuando aprendes a cuidar tu primera suculenta, conseguir muchas es de lo más sencillo porque son plantas que se reproducen con mucha facilidad.

Comentarios

  1. Excelente información !
    Felicitaciones por el blog.
    Tengo una consulta, espero pueda ayudarme...
    Tengo muchas suculentas desde hace ya varios años y crecen perfetas y hermosas pero hace unos 5 meses conseguí 2 tipos de aeonium una negra y otra verde, al cambiarlas de maceta empezaron a deshojarse, se secaban las hojas mas bajas y cian de lo que estaban frondodsas terminaron por quedar muy reducidas incluso tienen hijuelos cada una de allas brotando de los lados, pero desde que hice el cambio de maceta hace 2 meses no veoque mejoren, tampoco han decaido más... las tengo con buen sustrato bien drenado como las que uso en mis otras plantas, pero con estas aeonium no veo crecimiento ni brotes nuevos, respeto los riegos como con mis otras suculentas y no me explico que puede ser ( soy de Perú y en este momento estamos en verano aun) he abonado con humus y riego incluso con agua de té de plátano. incluso al sustrato nuevo le agregué cáscara seca y molida de huevo, como dije líneas arriba tengo años cultivando suculentas pero primera vez con aeonium, espero su comentario con ansias,
    Gracias de antemano.
    Saludos !

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares