Plantas suculentas con flores


Nos encantan las suculentas porque son plantas muy agradecidas, fáciles de cultivar y muy decorativas. Cada día se utilizan más en xeropaisajismo para crear jardines que no requieran mucho consumo de agua. Muchas provienen de climas áridos y además de soportar periodos largos de sequía, también toleran temperaturas bastantes frías. ¿Quién quiere complicarse la vida con plantas delicadas cuando puedes decorar con cactus y crasas espectacularmente bonitas?

Si eres principiante o no tienes mucho tiempo para dedicarlo a las plantas, cultiva suculentas. Son resistentes, fáciles de cultivar y muy decorativas

Cuando el clima es demasiado frío o húmedo las posibilidades se reducen. Las condiciones ideales para las suculentas son climas secos y cálidos. Pero aún así se pueden encontrar algunos géneros adecuados, como Sempervivum, un grupo de suculentas muy rústicas que soportan algunos grados bajo cero. También puedes llevar tus plantas al interior cuando llega la estación fría y que pasen el invierno dentro de casa.

Durante mis primeros años como jardinera no me llamaban mucho la atención. Me parecían plantas de colección para cultivar en macetas. Un día, visitando un jardín en Málaga, me llamó la atención un grupo de Agaves en una rocalla y comencé a investigar sobre el diseño de jardines con este tipo de plantas. Descubrí lo hermosas que son las suculentas en jardinería, aprendí a mirarlas con otros ojos y encontré en ellas un atractivo especial. Son plantas algo rígidas, pero sus hojas son tan especiales que parecen esculturas vivas. Un día tienen una forma y al cabo de un par de semanas se muestran de otra manera. Cuando llega el momento producen flores, inflorescencias o varas florales, según el género o la especie.

Llevo años cultivando suculentas en el jardín, donde muchas han florecido en diversas ocasiones. Suelen ser flores de pequeño tamaño que para muchos pasan desapercibidas, pero que si se miran bien son realmente bonitas. A continuación os dejo algunos ejemplos.

Kalanchoe pumila


El kalanchoe pumila es algo lento de crecimiento, pero me encantan sus hojas plateadas con esa pelusa que la hace parecer de terciopelo. Estos días emite las inflorescencias, varas de las que cuelgan varias flores moradas que se abren poco a poco.

Graptopetalum paraguayense


Las hojas del graptopetalum tienen un tono gris claro con tintes rojizos que agrupadas formando rosetas le dan un aspecto muy atractivo aún cuando no tenga flores. Es una planta sencilla de cultivar y que se reproduce con mucha facilidad. Mi hermana me regaló una roseta hace unos años y ahora la tengo distribuida en muchos sitios del jardín. Se multiplica por esquejes de hoja o de tallo. Las flores, pequeñas, con el centro rojo carmín, son así de bonitas.

Lampranthus spectabilis


El lampranthus es una suculenta de porte rastrero, una planta vivaz de hojas carnosas con un tono verde intenso y forma alargada y tubular. Se llena de flores en otoño y forma una densa mata de color. En el jardín la he tenido en varios colores, pero la única que ha florecido de momento es la rosa.

Aeonium gomerense


Conseguí esta suculenta por un esqueje que conseguí en el campo. Es una suculenta muy rústica, de las más resistentes de mi jardín. Las hojas de este aeonium tiene una forma tan bonita y tantas tonalidades en sus hojas, que aunque nunca la he visto florecer, no he echado de menos las flores.

Senecio rowleyanus


Hay quien la llama planta del rosario por las cadenas de bolitas que forman las ramas. Compré una maceta hace años y repartí la planta en varios tiestos. Ahora tengo varias plantas de buen tamaño distribuidas por la terraza y el jardín. Me gusta su porte colgante y sus flores, que son muy pequeñas y aparecen a final de primavera o principios de verano. La flor es casi insignificante, pero curiosa si se ve aumentada.

Euphorbia milii


Esta planta procede de las zonas áridas de Madagascar y les encanta el sol. En regiones de clima templado o cálido florece durante prácticamente todo el verano. Necesita riego abundante durante los meses más calurosos, el resto del año se riega muy poco. Es muy resistente a la sequía. Puede utilizarse como planta de interior si se coloca en una habitación muy luminosa donde reciba algo de sol directo.

Echeveria spp.


Las echeverias son mis suculentas preferidas, parecen enormes rosas por la manera en que están ordenadas de sus hojas. Mis favoritas son las de tonos azulados, pero también las hay más verdes, más claras, más oscuras, etc. Hay muchísimas variedades e híbridos. La inflorescencia es una vara que crece desde el centro de la roseta y a cierta altura aparecen varias flores con forma de campana. Habitualmente florecen en primavera, aunque pueden hacerlo también en verano u otoño si las temperaturas son suaves.

Las flores de las plantas suculentas no siempre son tan bien apreciadas como se merecen. Por regla general, lo que más nos llama la atención de estas plantas son sus formas esculturales. Pero como veis en estas fotografías, pueden ser fascinantes si se observan con detenimiento. Podría enseñaros más flores de las suculentas de mi jardín, pero de momento no he conseguido hacerles buenas fotografías. A ver si lo consigo más adelante y las comparto con vosotros.

Comentarios

Entradas populares