El jardín de Ruth Bancroft en California


Situado en Walnut Creek (California), el jardín de Ruth Bancroft es un jardín público, de 10.000 metros cuadrados, que exhibe una colección única de suculentas, cactus y otras plantas tolerantes a la sequía. Ruth Petterson Bancroft es su creadora, empezó a plantarlo en la década de los años 50 del siglo pasado, y pronto se convirtió en el primer jardín de Estados Unidos en ser administrado por el Garden Conservancy. Desde 1992 está abierto al público. Ruth, disfrutó de él hasta una edad muy avanzada. Nació en 1908 y nos dejó el 26 de noviembre de 2017, a los 109 años de edad.

Todo este jardín y la afición de Ruth a las suculentas comenzó con un aeonium, la primera planta que ella plantó en estos terrenos y que trajo del jardín de una vecina, la señora Glenn Davidson. En su honor lo bautizó con ese nombre, y así se le conoce todavía en la actualidad: "Aeonium Glenn Davidson". Algo de embaucador tienen las suculentas que quien las descubre cada día quiere una más, eso mismo le sucedió a Ruth que poco a poco fue ampliando su colección con aloes, agaves, echeverias, dudleyas, bromelias y otras xerófitas hasta formar un bellísimo conjunto paisajístico. Le fascinaba recolectar aquellas plantas, documentarlas y clasificarlas, aprender todo lo relativo a las plantas de bajas necesidades de agua.


La historia de Bancroft y su jardín está detenidamente contada en el libro The Bold Dry Garden: Lessons from the Ruth Bancroft Garden, un volumen que narra, con palabras e imágenes, la visión a largo plazo que permitió a Bancroft transformar un trozo de la granja familiar de su marido en un jardín seco de diseño tan singular que fue pionera en un nuevo enfoque de la jardinería. A Ruth le encantaba experimentar y aprender. Comenzó plantando un jardín tradicional, con lirios y rosas, antes de dedicarse de lleno al cultivo de un jardín seco.

Ruth Bancroft comenzó a estudiar arquitectura en 1926 en la Universidad de Berkeley. Era una de las dos únicas estudiantes femeninas. Pero en una época en que incluso los hombres tenían dificultades para conseguir trabajo por la Gran Depresión, sus planes se torcieron. Después de casarse con Philip Bancroft, se mudó con su esposo a la granja de frutales de la familia de él. Por necesidades económicas, los extensos terrenos familiares se fueron vendiendo en parcelas hasta que el último lote de frutales sucumbió a una enfermedad fúngica. Explotar aquel pequeño trozo de tierra ya no era algo rentable y para Ruth, aquella parcela, se convirtió en un lienzo en blanco sobre el que diseñar su jardín.


Comenzó a diseñar un jardín sabiendo que debía tener cuidado con el agua, pues solo disponían de la que proporcionaba el pozo de la propiedad. La ecología no era realmente su pasión, ella adoraba las plantas xerófitas por las plantas en sí, y eso es lo que la convirtió en ecologista. Fue una pionera del paisajismo y el jardín seco, mostrando casi inconscientemente, el importante papel de estas plantas en la conservación del agua para un clima árido y seco.

El flujo constante de visitantes al soleado jardín de Ruth Bancroft, atraídos por las plantas resistentes a la sequía, son una evidencia de que Ruth ayudó a cambiar la visión de las plantas de jardín seco y de que un jardín de suculentas puede ser interesante y muy atractivo.



Comentarios

Entradas populares